La  aromaterapia es una terapia alternativa que utiliza los compuestos activos de los aceites esenciales y nos ayuda a alcanzar un bienestar físico y mental.

¿Cómo se origina?

El término aromaterapia se empleó por primera vez en 1928 por el químico francés René-Maurice Gattefosé. Tras un error en su laboratorio, descubrió las propiedades del aceite esencial de lavanda y se animó a investigar las del resto de aceites. 

A este proceso se le denominó aromaterapia y se ha ido empleando a lo largo de los años por diferentes culturas. 

Usos y beneficios de la aromaterapia

Los aceites esenciales se usan a menudo como un complemento de los tratamientos tradicionales. Poseen propiedades antiinflamatorias, antiinfecciosas (antibacterianas y antivirales) y fungicidas. De esta forma, es común emplearlos en infecciones dermatológicas como la psoriasis o el acné; para tratar los desequilibrios del sistema inmunitario, así como patologías como el insomnio, la depresión o la ansiedad. 

Entre sus beneficios se encuentran su poder analgésico para hacer frente al dolor, su capacidad para actuar como antihistamínico y potenciador de las defensas. Además, son capaces de reducir el estrés en los momentos de mayor tensión. 

También es importante destacar la relación que existe entre el olor y nuestro estado de ánimo. Cuando olemos, se estimulan los nervios olfativos y se envían señales a nuestro cerebro. Según el tipo de aceite que empleemos, se puede producir un efecto calmante o estimulante. 

Tipos de aceites esenciales

Existen diferentes tipos de aceites esenciales y cada uno de ellos se asocia a unos beneficios determinados. La forma de utilizarlos es mediante la inhalación o por medio de masajes, baños aromáticos, cataplasmas, etc. 

  • Bergamota: Se usa para aliviar el estrés, la depresión y la ansiedad y restablecer el apetito.
  • Lavanda: Purificante, equilibrante y relajante. Alivia dolores de cabeza por tensión o estrés. Además, actúa como antiséptico.
  • Limón: Es revitalizante. Ayuda a aliviar el estrés y el cansancio mental. Favorece la circulación sanguínea.
  • Menta: Tiene una función estimulante, antiséptica, descongestionante y digestiva. 
  • Sándalo: Te prepara para la meditación y tiene capacidad descongestionante y afrodisíaca.
  • Romero: Es uno de los estimulantes y se asocia al alivio de los dolores musculares y reumáticos. 
  • Ylang Ylang: Uno de los mejores afrodisíacos. Además, ayuda a calmar la ansiedad y los síntomas de la depresión. 
  • Canela: nos aporta energía y nos ayuda a encontrar el equilibrio emocional 
  • Jengibre: mejora la circulación y calmar algunos síntomas de la gripe y el resfriado.

Para saber qué tipo de aceite esencial es el más apropiado para ti, te recomendamos visitar nuestra tienda Aqua Quartz o contactar con nosotros. Estaremos encantados de asesorarte sobre los mejores productos. 

Ordenar por:
Mostrar: