Energía Piramidal

En estos momentos de nuestra historia estamos redescubriendo el funcionamiento de una energía ancestral. La Energía Piramidal.

El cosmos y por tanto nosotros mismos, está compuesto de partículas subatómicas que tienen una información concreta a cerca de la frecuencia y la vibración en la que producirán un movimiento determinado. Eso ocurre todo el tiempo. En ocasiones se produce un caos que luego se traduce en entropía y más tarde en orden. Ciclos más o menos largos que determinan la forma y salud de la materia.

La forma piramidal construida a la misma escala que la Gran Pirámide de Giza, o sea con la proporción del número áureo o número Phi, tiene su propia manera de movilizar estas partículas subatómicas y generar campos electromagnéticos en combinación con el campo gravitatorio y magnético terrestre.

Esto ocurre tanto en las pirámides de base cuadrada como en las de base triangular. Colocada en una orientación norte/sur, niveladas sobre una superficie plana, y construidas de material paramagnético (aluminio, cristal, madera), comienza un “baile” de partículas subatómicas, en especial neutrinos. El vacío generado en el interior aumenta la velocidad, creando unas líneas de fuerza que generan energía centrífuga, o sea que tiende a llevar hacia el exterior las partículas en movimiento. Se crea así el Ambiente Piramidal. Campo magnético que tiende a extenderse.

Es así  como comienza la formación de lo que se denomina huevo piramidal, por una ordenación del campo magnético producido por la forma geométrica, que en si misma contiene un círculo en el que se inscribe la pirámide, y un cuadrado. Representación del Árbol de la Vida. Se produce una aceleración de las partículas en el interior, que supera la velocidad exterior formando un vacío o vórtice en el centro geométrico de la pirámide, que tiende a llenarse rápidamente de neutrinos por la polaridad negativa,

Hay una tendencia al equilibrio y al orden desde el interior debido a una concentración masiva de neutrinos muy estables que forman bolsones cuánticos

  • Pirámides de base cuadrada en diferentes tamaños hechas a escala de la Gran Pirámide, manteniendo la proporción del número phi o número áureo.

El material utilizado para la construcción es aluminio de primera calidad en varios grosores. Este material paramagnético, de conductividad eléctrica y térmica suave, permite que el campo electromagnético se vaya creando también suavemente, y al mismo tiempo, todo elemento expuesto a este campo, como alimentos, personas, animales, espacios, etc.  lo va recibiendo de una forma paulatina y se adapta de forma natural. Aceptando esta Energía Piramidal y su efecto armonizante, que desde la antigüedad se ha descrito de muy diferentes formas.

Los físicos Nikola Tesla y Serentzon Stanyukovicz ya desde 1920 la denominaron energía libre,  puesto que las partículas que la componen pueden moverse en todas direcciones sin seguir un patrón fijo como órbitas, es ilimitada y se encuentra en todas partes, llenando los espacios, incluidos los espacios orgánicos . En especial Nikola Tesla realizó inventos para convertir esta energía libre en energía útil.

Más tarde en 1966 tanto Gerard Feinberg  como George Sudershan, trabajando por separado coincidieron en denominar a estas partículas de masa pequeña y gran velocidad, 3 veces más rápida que la velocidad de la luz, taquiones.

Estas Pirámides Energéticas que movilizan esta Energía Taquiónica generando un orden donde antes había desorden y puesto que puede ir a donde  sea necesario este orden, a gran velocidad, son creadas desde esta conciencia de orden y armonización.

Cada paso por las manos del artesano implica amor, atención y conciencia de la finalidad,  son totalmente personalizadas y únicas.

Para más información :

https://piramiandres.com

Facebook : Piramiandres Rodriguez