Los chakras provienen de la tradición hindú. Son unos puntos energéticos que giran como ruedas de luz y que están recibiendo energía continuamente y canalizándola hacia nuestro cuerpo.

Hay que destacar que existe un cuerpo físico conocido por todos, pero también un cuerpo etérico, formado por una energía de una vibración muy fina y que rodea a nuestro cuerpo físico.

Los chakras se sitúan en el cuerpo etérico, en el mismo punto que se sitúan las glándulas endocrinas en el cuerpo físico, y se conectan a través de la energía. El cuerpo etérico es capaz de absorber energía del ambiente y llevarla al cuerpo físico por medio de los chakras y las glándulas endocrinas.

Recordemos que las glándulas endocrinas son las responsables de regular el equilibrio hormonal y juegan un papel fundamental en las emociones. Gracias a la relación que existe entre ambos, si nuestros chakras están equilibrados, también lo estarán nuestras glándulas endocrinas. Por el contrario, cuando se bloquean los chakras, puede haber un desequilibrio emocional y físico.

¿Cuáles son los chakras principales?

Existen siete chakras principales, cada uno asociado a un color, un elemento y un alimento específico. Asimismo, también tienen una función determinada relacionada con el bienestar mental y con las diferentes emociones.

Es fundamental saber que todos los chakras tienen la misma importancia y que, si se desequilibra uno, también lo harán todos los demás por lo que debemos mantenerlos en armonía.

  1. Muladhara o chakra raíz es de color rojo y se bloquea por el miedo. 
  2. Svadhistana o chakra sacro es naranja y se bloquea por los sentimientos de culpa. 
  3. Manipura o chakra del plexo solar, de color amarillo y se bloquea por la vergüenza. 
  4. Anahata o chakra del corazón, es verde y se bloquea por cualquier dolor.
  5. Vishudda o chakra de la garganta es de color azul y se bloquea cuando dejamos palabras sin decir. 
  6. Ajna o chakra del tercer ojo, de color violeta y se bloquea cuando nos centramos en ilusiones y no fijamos metas reales. 
  7. Sahasrara o chakra de la corona es de color violáceo rosado y es el que abre todos los demás. Canaliza todas las energías  al conectar con la vibración del amor.

¿Cómo equilibrar los chakras?

El mejor aliado es el Reiki, una energía que podemos adquirir por medio del cuerpo físico y del etérico y que puede ayudarnos a equilibrar los chakras y el sistema endocrino y, por tanto, nuestras emociones.

Un terapeuta de Reiki, que ha estudiado previamente el sistema de chakras, tiene la capacidad de utilizar los síntomas emocionales para detectar dónde podría haberse producido el bloqueo y concentrar allí la energía mediante las diversas posiciones de las manos.

Además, como hemos visto anteriormente, cada chakra tiene diferentes elementos, colores, alimentos y asanas asociados. Incorporando estos elementos, junto al tratamiento de Reiki, se puede acelerar aún más la curación.

Si quieres saber más sobre los chakras y buscas todo lo necesario para lograr su armonización, visita nuestra tienda Aqua Quartz o ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos.